CAFÉ PARA RELAJARSE

Hoy no se podía especular. Si se quería, había que salir de día. Pero en mi caso, tocaba estar postrado. Por mucho que me empeño no estoy descansado. Suelto la mano y no juego. Paso la mañana haciendo gárgaras de Guatemala en el café de los camaradas. Por la tarde, con la tormenta rodeando la comarca, repetimos ceremonia. Cambiamos El Limonar por el Harrar. Y matamos la festividad de la disputa, con lectura.

img_9815

Photo: V60

Comments are closed.