1/2 PUIGCERDÀ

Puigecerdà no es una plaza fácil. A primera hora te golpea el primer zarpazo del invierno. Grados por debajo de las dos cifras y como consecuencia un titubeo en la certitud. Pero que no salte la alarma, nos aferraremos a la actitud. Te conocemos bien, tanto dolor, tanto sufrimiento no se arrinconan de la noche a la mañana. La memoria sigue activa y viva. Y menudo tropiezo tan desafortunado. Un cordón sin fuerza se libera de su nudo y respira por el camino de la anarquía. Ahora no, por favor no es momento para la rebeldía ni la negociación. Me paro, me rompes, te ahogo con rabia y reanudo la marcha. Se fueron de mi lado pero no los perdí. Los veo y peleo. Y tras un buen puñado de minutos cruzo el arco que pone en pausa la respiración y serena la concentración.

image

Photo: Le Club des Méchants running

Comments are closed.