SILENCIANDO AL GALLO

Esta noche ha sido fastidiosa. Con el sueño cazado, la bestia me ha placado. Despertares extremos con denominación de origen. ¡Qué mala leche tiene Moab! Y a las cinco de la mañana una lucha entre beber y desbeber me ha vuelto a robar la modorra. Apenas cincuenta minutos para saltar de la cama y me noto pesado. No hay maniobra para la negociación. Silencio al gallo, enrosco la pierna en la sábana y cierro los ojos. A las cinco de la mañana se activa el día de descanso. ¡Qué alegría!

unspecified-jpglhjyio

Photo: Cross de La Pineda – Gavà
Ropa: Calcetines Stance – Zapatillas On Cloudsurfer
Photo: Buen Clima

Comments are closed.